Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Pone ISEM en marcha semana de las “Enfermedades crónicas no transmisibles”

Los programas de promoción de la salud que se llevan a cabo en el Estado de México, han sido reorientados hacia la prevención, porque se sabe que ésta es la mejor alternativa para disminuir la mortalidad derivada de las “enfermedades crónicas no transmisibles”.

Los retos a alcanzar son múltiples; sin embargo, nuestro sistema de salud cuenta con estrategias de manejo integrado, cuya implementación nos permitirá consolidar nuevos modelos de “prevención clínica”,  específicos para la población mexiquense.

Lo anterior, se dio a conocer  al poner en marcha “La Semana Nacional de la Hipertensión Arterial y el Foro de Hipertensión Arterial”, en el auditorio del DIF Municipal de Huixquilucan, en donde la Secretaría de Salud del Estado de México (SSEM), insistió en que la salud de la población es una de las garantías sociales imprescindibles para su óptimo desarrollo y factor fundamental para el mejoramiento de la calidad de vida.

Se dio a conocer que las enfermedades cardiovasculares son un problema de salud pública mundial y que hoy en día constituyen la primera causa de enfermedad y muerte en el mundo occidental, tendencia que continuará avanzando en los países en vías de desarrollo, hasta sobrepasar a las enfermedades infecciosas.

Por ello, destacó que es tiempo de cambiar paradigmas en cuanto a seguir creyendo que las enfermedades crónicas no transmisibles se presentan sólo en los adultos, ya que éstas afectan, cada vez más, a todos los grupos de la población.

Actualmente, y de acuerdo con la Federación Mundial del Corazón, las enfermedades cardiovasculares ocupan el primer lugar de morbi-mortalidad en casi dos terceras partes de la población mundial.

Agregó que para la Organización Panamericana de la Salud (OPS), durante los próximos diez años se estima que ocurrirán aproximadamente 20.7 millones de defunciones en América, de las cuales 2.4 pueden ser atribuidas a la hipertensión arterial, componente importante del riesgo cardiovascular.

Finalmente, se exhortó a concientizar a la población en general, pero sobre todo a la de mayor riesgo a enfermar, para mejorar sus hábitos alimenticios y modificar su vida sedentaria en una vida activa. “Modificar los estilos de vida llevará tiempo, pero con educación y medidas preventivas permanentes se avanzará hacia la preservación de la salud”, se concluyó.