Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

PROFEPA decomisa tigresa en Toluca

Por Alejandro Campos

Personal de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa) decomisó una tigresa de cuatro meses de edad que se encontraba en un departamento del barrio de San Miguel Apinahuizco, en la zona centro de Toluca. De acuerdo con el depositario del animal, el espécimen es de procedencia legal y estaba en tratamiento médico para posteriormente llevarlo a un lugar más propio.

Los hechos se registraron la mañana de este jueves en la unidad habitacional conocida como San Miguel, situada en el número 155 de la calzada San Miguel en el referido barrio, donde personal de la dependencia federal llegó para decomisar el animal a partir de varias denuncias de los vecinos.

De acuerdo con Gabriel García Martínez, subdelegado jurídico de la Profepa, Estado de México, la tigresa no estaba en las instalaciones adecuadas para su correcto cuidado y desarrollo, motivo por el cual decidieron decomisar al animal.

“Lo encontramos por una denuncia ciudadana de propios vecinos de estos departamentos que nos señalaron que existía este animal en el departamento. Generaba inquietud, miedo y ciertamente preocupación por las condiciones que tenía”.

Una vez que fue recogido el animal, fue llevado al zoológico de Zacango, a fin de que se valore su estado de salud, resguarde y una vez que los propietarios realicen los trámites correspondientes se determine si se les entrega o permanece en el sitio.

“Lo que nos dice el propietario es que lo tenían en tratamiento médico pero lo que le señalamos al propietario es que no son las instalaciones adecuadas para el tratamiento de un tigre”.

Añadió que el propietario podría ser acreedor a una sanción económica que va de 20 a 3 mil días de salario mínimo por violar la Ley General de la vida Silvestre, en cuanto al trato digno de las especies.

Por su parte, el depositario, un médico veterinario de nombre Fernando a quien se le decomisó el animal, aseguró que el dueño del animal lo compró legalmente pero debido a que la especie es muy delicada se lo entregó para darle tratamiento médico.

Reconoció que evidentemente las condiciones no son la más apropiadas para el animal, pero argumentó que el sitio donde vivirá definitivamente está actualmente en construcción, por lo que negó que su intención fuera mantenerlo como mascota en el departamento.

Además explicó que el personal de Profepa no les entregó ningún papel sobre el decomiso del animal que avalara su traslado a alguna unidad de atención, situación que calificó como un robo, toda vez que no hubo documentos legales de por medio.

El tigre blanco es una especie exótica en peligro de extinción que, según el personal federal, proviene del continente africano.