Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Relacionan Longevidad con ambiente Físico de las personas

En los recientes años, México incrementó la esperanza de vida de su población, que hoy es de 74 años, es decir, cuatro años más que en 1990, afirmó en la Universidad Autónoma del Estado de México, el especialista Diego Sánchez González, quien aseveró que el indicador de longevidad se encuentra estrechamente relacionado con el ambiente físico en el que se desarrollan las personas.

En el marco del Segundo Seminario Internacional de Envejecimiento de la Población: Un enfoque multidisciplinario 2013, organizado por el Centro de Investigación y Estudios Avanzados de la Población (CIEAP) de la UAEM, enfatizó que a nivel internacional, se desarrollan estudios que revelan el estrecho vínculo entre la longevidad y el ecosistema, como una nueva visión para comprender este fenómeno demográfico.

Diego Sánchez González explicó que, por ejemplo, en 1975 Estados Unidos tenía la esperanza de vida más alta del mundo; sin embargo, en 2009 este país ocupó el último lugar entre las naciones industrializadas y en la actualidad se estima que tres de cada cuatro niños estadounidenses nacidos después de 2000 no cumplirán los 70 años.

El especialista en estudios gerontológicos, quien vía internet, dictó la Conferencia “Gerontología Ambiental”, destacó que investigaciones previas indicaban que los genes eran determinantes para alcanzar edades más avanzadas; no obstante, este principio, ha sido rechazado, al revisar las tasas de mortalidad en países desarrollados.

El envejecimiento, dijo Diego Sánchez González, plantea un desafío principalmente para los países en desarrollo como México, que requieren de mayores indagaciones científicas para proponer posibles soluciones en materia de infraestructura, así como de cobertura médica y económica para una vejez activa, positiva y saludable.

Asimismo, concluyó el investigador de la Universidad Autónoma de Nuevo León, este factor demográfico no es exclusivo de zonas rurales, sino también de las ciudades, que con mayor frecuencia, en México se convierten en áreas metropolitanas, las cuales presentan una situación creciente de vulnerabilidad.