Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Imagogenia

Imagogenia

Martha Nava Argüelles.

Señales de imagen

Si creemos que las redes sociales no tienen nada que ver con nuestra vida profesional o que al menos no tienen porque afectarla, estamos muy equivocados. Las redes sociales son hoy por hoy el vínculo –intangible- más práctico entre las personas o entre las empresas y sus empleados –para saber más de ellos, contratarlos, detectar deslealtad o inconformidades, y más- el punto es que no debemos descuidar lo que publicamos porque todo lo que esté en la red puede ser y será usado en nuestra contra ya que al final del día seremos un reflejo de la empres a veces mucho antes de pertenecer a ella.

Aclaremos algunos puntos. La reputación del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump se encuentra en su peor momento pues según un sondeo realizado por la CNN la desaprobación del mandatario ha llegado a un nuevo techo de 58% esto derivado de los supuestos nexos entre su campaña y operadores rusos hecho que sólo 3 de cada 10 estadounidenses creen que se trata de una campaña para desacreditar los esfuerzos de la administración de Trump.

Además no podemos olvidar como afecta a su imagen la percepción que se tiene sobre el control del uso de armas derivado de los últimos tiroteos, tal vez los peores de la historia moderna de Estado Unidos, el ataque en Las Vegas con 58 muertos y el de Sutherland Springs, Texas con 26 muertos; O bien la pobre atención que dio en Puerto Rico que a la fecha sigue sin recuperarse.

Estos puntos son interesantes no sólo porque aclaran un poco el tema de la percepción negativa del Presidente Trump, sino porque justifican la fotografía que se hizo viral recientemente de una mujer en bicicleta haciendo una seña obscena al convoy que trasladaba al Presidente cuando salía del campo de golf en Sterling Virginia.

La mujer de la imagen es Juli Birskman de 50 años de edad y trabajaba como ejecutiva de marketing de la empresa Akima –como dato cultural esta empresa es contratista del gobierno federal de EEUU-. Si bien en la fotografía vemos a la mujer de espaldas por lo que no se le ve el rostro o algún tipo de uniforme con el que se le identifique con la empresa y ella no tomó la fotografía el error de Juli fue que eligió dicha imagen como foto de perfil para Facebook y Twitter lo que violaba la política de redes sociales de la compañía que no permite el uso de imágenes lascivas u obscenas en las redes sociales de sus empleados, por lo que la empresa decidió prescindir de sus servicios.

Por su parte Birskman dijo no arrepentirse a pesar de que por hechos similares uno de sus compañeros recibió sólo una amonestación a diferencia de ella que la corrieron de tajo por “afectar el negocio” y dice que esto lo hizo pues al ver el convor pensó en todas las acciones negativas de esta administración –es decir de Trump- como los beneficiarios de la DACA que serán expulsados, la problemática del Obamacare, la carente atención a Puerto Rico y que a pesar de todo esto el presidente se da el lujo de ir al club de golf. En redes sociales, hubo reacciones encontradas mientras que unos la consideraron una heroína y le crearon el #Her2020 en otros casos tuvo amenazas de muerte. Así la empleada de Akima se hizo famosa y dice que ahora buscará empleo en alguna organización en la que sí crea, hecho que no suena descabellado ya que su imagen se potenció gracias a una foto que la proyectó como una mujer valiente y de fuertes ideales, una mujer con la que muchos estadounidenses pueden identificarse hoy en día.

Por su parte la empresa Akima, tenía que quedar bien con el gobierno federal ya que de eso vive. Si bien hay que tener en consideración que la empresa tiene políticas en temas de publicaciones en redes sociales –así es estimado lector, más nos vale cuidar cada publicación porque realmente puede ser usada en nuestra contra- de las cuales sus empleados deben tener conocimiento, por lo que seguramente Juli sabía que estaba infringiendo alguna política, despedir a un empleado por una primera falta puede ser que sea exagerado. En efecto, es entendible que se trata de un tema de imagen de la empresa hacia el gobierno, sin embargo pareciera que la empresa se ha olvidado de las demás audiencias como: la población y los entes digitales en descontento con la administración de Trump. Este suceso se pudo haber tratado de una forma mucho más sutil donde la empresa se salvara de un escándalo de imagen y librando de igual manera que el empleado no se convirtiera en reflejo de la identidad empresarial; aunque no olvidemos que la imagen de una empresa siempre estará asociada a la imagen de sus miembros hasta que se deslindan de ellos y a veces ni así.

@Mar_Naa