Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

México en 2022: El desastre de AMLO

El siguiente texto es una proyección del país que podemos tener en unos años, cualquier parecido con la realidad sería mera coincidencia.

Es el 1 de Enero de 2022, el Presidente López Obrador está llegando a la mitad de su sexenio y con el ceño fruncido observa un video en YouTube que llega ya a 22 millones de reproducciones, es un resumen sobre sus primeros 3 años de gobierno.

En el video, una voz narra los acontecimientos de los últimos años: Tras ganar las elecciones de julio de 2018 con el 42 % de los votos, López Obrador se comprometió a un “renacimiento moral” de México. En su toma de protesta AMLO asegura que bajo su ejemplo de honestidad y austeridad se acabaría la corrupción y los malos manejos de la “Mafia del Poder”, finalmente había llegado el fin de los presidentes neoliberales manejados por Salinas, el presidente prometía un nuevo comienzo para México.

Tres años después el escenario es desolador. López Obrador tiene la aprobación más baja de la historia desde que se tiene registro, los analistas políticos coinciden en que su baja popularidad se debe principalmente al pésimo manejo de la economía nacional y a su negativa de respetar compromisos de la administración anterior.

Tal como prometió en su campaña, uno de los primeros actos del Presidente fue cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, argumentando que con acondicionar la base aérea de Santa Lucía sería más que suficiente.  Esta decisión fue duramente criticada por los medios, la oposición y la clase empresarial por haber eliminado un generador de empleos y ocasionado que su gobierno tuviera que enfrentar demandas por incumplimiento de contrato, pagos de indemnizaciones y lo peor de todo: la pérdida de confianza de los inversionistas.

En febrero de 2019 en un evento en Oaxaca, rodeado de maestros de la CNTE el Presidente declaró que su gobierno eliminaría las evaluaciones a los maestros y la “Mal llamada Reforma Educativa de Peña” que “solo lastima a nuestras maestras y maestros”.

La periodista Denisse D. afirmaba en un programa de radio: “¿Qué clase de gobierno de izquierda puede permitir  que el sindicato se esté robando los recursos para la educación?”

En junio de 2019 el presidente López Obrador acompañado del Gobernador de Morelos Cuauhtémoc Blanco, anuncia que se congelarán los precios de las gasolinas y un mes después, tras el anuncio de la cancelación de la Reforma Energética, el peso mexicano no puede soportar más la presión. El dólar se cotiza en 29 pesos, López Obrador culpa a las “ambiciosas corporaciones extranjeras”. Por primera vez en más de 20 años la inflación en México supera el 25%.

Por supuesto, no todo es malo, tener un presidente que en todos los eventos habla de combatir la corrupción es refrescante para el país, desafortunadamente no hay noticias de los miles de millones de pesos que prometió el candidato AMLO que se recuperarían bajo su ejemplo de honestidad.

En septiembre de 2020, tras una nueva devaluación, miles de personas marchan en el Paseo dela Reforma exigiendo la renuncia del presidente, el consenso nacional parece ser el mismo: Los Priistas eran corruptos y los Panistas iniciaron una guerra contra el Narco, pero el país avanzaba, la economía crecía, la inversión llegaba al país, el turismo crecía.

El 1 de septiembre de 2021 en el mensaje por su tercer Informe de Gobierno el presidente López Obrador se defiende: “Decían que volveríamos a México como Venezuela y no fue así, dejamos atrás el fallido modelo neoliberal y hemos vuelto al Nacionalismo Revolucionario. México ha renacido”. En las afueras de Palacio Nacional miles de personas piden su renuncia.

El video de YouTube concluye con un analista político que con tremenda amargura explica: “Es cierto”, “México no se convirtió en Venezuela, pero regresó a 1976. López Obrador no fue como Chávez, resultó ser Luis Echeverría.”

Roberto Abraham Pérez G

twitter: @robertoabraham