Imagogenia

by Tania Ortiz | 23 August, 2018 4:01

Imagogenia

Martha Nava Argüelles

BIMBO

 

La imagen de los miembros permea en la institución, este es uno de los axiomas de la imagen; Es un enunciado que decreta sobre la reputación de una institución, marca o empresa; por esto mismo, la empresa Bimbo tiene un gran trabajo que hacer para recuperar su valor de marca.

La problemática de imagen que enfrenta Bimbo se deriva de un video que se hizo viral hace unos días en los que se ve a un repartido de la marca Marinela –que pertenece a Grupo Bimbo- colocando unos paquetes de producto del estante a su chaleco, después de hablar con el dueño del local, que se trata de una persona de la tercera edad –recordemos que es un grupo vulnerable-. El problema es serio porque la empresa vende el valor de la familia y lo que es aún peor el tema se volvió una constante en los empleados que surten las tienditas ya que varios usuarios de las redes sociales compartieron videos donde se nota a otros empleados de la marca haciendo exactamente lo mismo.

Así la reputación de Bimbo está en juego y las redes sociales difícilmente le perdonarán la falta, y es que aunque se nota que tienen un manual para la atención de este tipo crisis, ya que su primera reacción fue inmediata pues publicó un mensaje a través de la red social Twitter donde reprobó la conducta pues no iba acordé a su Política Global de Integridad; el tema escaló cuando los medios de comunicación lo replicaron y si bien Bimbo emitió un comunicado formal y el director de la empresa, Miguel Ángel Espinosa ofreció un mensaje al respecto en redes esto de nada sirvió para aminorar el descontento sobre los hechos: primero porque el director hace referencia a que se despedirá a un solo empleado –cuando más videos parecidos se han hecho virales- y en segunda, abre la especulación sobre los bajos sueldos de los empleados que “los orillan a llevar a cabo este tipo de prácticas”, algo que debe analizar la marca.

La falta de coherencia entre lo que predica Bimbo y lo que están practicando sus empleados afecta directamente su reputación. Así el consumidor exige la reparación del daño no sólo el despido del empleado –aunque sean varios repartidores que aplican la misma práctica-; el tema se complica aún más para Bimbo cuando el ex empleado es arrestado por la policía de la Ciudad de México pues en vez de que el tema se enfríe se va avivando.

La marca debe establecer a la brevedad una nueva estrategia de integración para todos los empleados de Bimbo, donde estos sientan que la empresa es tan suya que deben cuidarla a como de lugar y por lo tanto evitar este tipo de prácticas que afectan la imagen de la misma y que además sientan un precedente no sólo para Bimbo sino a marcas que usen repartidores para distribuir sus productos en las tienditas como: Coca-Cola, Sabritas, Nestlé y más.

Twitter: @Mar_Naa

 

Source URL: http://www.edomexaldia.com.mx/2018/08/imagogenia-62/