Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Tren al sur

Tren al sur

 

“¿No ves que voy feliz viajando en este tren al sur?”

Los Prisioneros

La semana pasada Andrés Manuel López Obrador anunció la construcción del Tren Maya, uno de los 25 proyectos de su gobierno, el tren recorrerá 1,500 kilómetros conectando Cancún, Tulum, Bacalar, Valladolid y Palenque. Es decir, pasará por Quintana Roo, Campeche, Chiapas, Yucatán y Tabasco.

El presidente electo resaltó que este proyecto mejorará la comunicación en una de las regiones de mayor importancia cultural en el mundo, fomentando el turismo y de paso salpicando con la inversión  a regiones del sureste menos favorecidas.  Se aseguró también que la inversión estimada para este proyecto es de 120 a 150 miles de millones de pesos y que las obras estarán terminadas “a más  tardar en 4 años”.

Maravilloso, así suena, aunque no puedo evitar pensar en la Mega obra ferroviaria actual: el Tren Interurbano México-Toluca de solo 58 kilómetros, (¡58 kilómetros contra 1,500 del Tren Maya!).

No puedo evitar pensar en el actual Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruíz Esparza, dando sus conferencias de prensa justificando como el tren lleva meses de retraso y de cómo el presupuesto inicial se ha incrementado en más de un 50%.

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en 2014, el Tren México-Toluca fue presupuestado en 38 mil millones de pesos, para 2018 el costo total asciende a 59 mil millones de pesos, más del 50% del monto original.

El Secretario señala a los culpables: el tipo de cambio, modificaciones en la ruta, inflación y paros de obra (Mileno 14 de junio 2018). Quisiera saber cómo le iría al Señor Secretario si trabajara como Director en una empresa transnacional y le anunciara al CEO que un proyecto, el que sea, va a costar más del 50% de lo planeado.

La actual administración sin duda ha sufrido lo indecible con un proyecto del tren de solo 58 kilómetros (lo digo otra vez: 58 kilómetros contra 1,500 del Tren Maya). Estos antecedentes me llevan a pensar en  dos posibles resultados para el proyecto de tren de AMLO:

El primero es llegar al final del Sexenio de AMLO con un elefante blanco en la península de Yucatán, sobrecostos, escándalos de corrupción y un Secretario de Comunicaciones dando conferencias de prensa justificando por qué el tren está inconcluso apenas con un 40 o 50% de avance, mostrando que en estas Mega obras es más fácil criticar que dar resultados.

Pero no es momento de críticas sin fundamento, también es posible imaginar un segundo escenario, uno  donde el Presidente emanado de Morena llega sonriente a un evento a finales del año 2022 inaugurando su Tren Maya en tiempo y forma y mostrándonos a todos que sí es posible concluir estas obras con el Presupuesto Inicial sin corrupción y sin sobrecostos, si ese fuera el caso, AMLO se habrá ganado el respeto de quienes no votaron por él y tal vez también su lugar en la Historia como un buen Presidente.

 

Roberto Abraham Pérez G

twitter: @robertoabraha