Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

A todos concierne atender y prevenir la violencia escolar

El libro Así nos llevamos. La convivencia escolar en el Estado de México abre las fronteras del conocimiento en la medida que a partir de un trabajo conjunto en el que participaron niñas y niños de secundaria y se abordan los niveles medio superior y superior, da voz a los sin voz, incluye todas las realidades y las nuevas formas de relacionarse, violentas y no violentas, de los estudiantes, además de que busca involucrar a padres, profesores, investigadores y autoridades en la atención de la problemática con mejores políticas públicas dirigidas a proteger a niños y jóvenes.

Nelly Caro Luján, una de las dos coordinadoras del libro, destacó que el trabajo está dedicado al Estado de México y parte del estudio que hizo El Colegio Mexiquense, A. C., con el Índice de la Convivencia Escolar de la entidad, herramienta única en su tipo resultado de tres años de trabajo en que se recogió información sobre los tipos de actores (agresor, víctima y observador), distintos tipos de violencia: física, psicológica y sexual, así como formas de discriminación.

El libro ofrece una mirada y una perspectiva sobre la convivencia en las escuelas, propone las mejores políticas para avanzar en la convivencia escolar y analiza los programas de formación de los maestros, que en ocasiones no tienen la herramientas para incidir en la convivencia escolar, pues se trata de ampliar la panorámica de la violencia y la convivencia, dijo la especialista, quien reconoció la participación de organizaciones de la sociedad civil y otros actores, como académicos y servidores públicos, en el Seminario Permanente de Reflexión sobre Convivencia Escolar que tuvo reuniones mensuales a lo largo de cuatro años.

Por su parte, la otra coordinadora del libro, Arlette Covarrubias Feregrino, dijo, al término de la exitosa presentación de este en Casa Toluca, que el título surgió de la respuesta recurrente de los niños entrevistados cuando se golpean, critican y ponen apodos.

La violencia verbal tiene mayor incidencia que la física y esta mayor que la sexual, que es pequeña en el Estado de México, pero hay un crecimiento de la violencia a través de las nuevas tecnologías, por ejemplo el ciberbullyng, la visualización de imágenes violentas a través de Internet, y detalló que los factores que inciden en la violencia son, entre otros, la violencia entre los padres, el consumo de alcohol, la ausencia de uno o de los dos y otros de tipo psicológico.

Covarrubias Feregrino resaltó que se está reconociendo la violencia, aunque, a la par, se descubren nuevos tipos de violencia, en particular la dirigida a sí mismo, como cortarse con navajas, nuevos juegos, el consumo de alcohol y drogas, pero el tema ya no es tabú, al tiempo que consideró que entre las personas que pueden influir positivamente en los alumnos para que dejen de ser violentos y llevar una convivencia pública pueden estar los familiares y los mismo padres y maestros.

Sugirió la cercanía de los padres con los hijos y trabajar contra la violencia que se populariza mediante algunos tipos de música y de medios de comunicación, y enumeró entre los daños de la violencia escolar el bajo rendimiento académico y afectaciones a la salud física y mental, pero el riesgo mayor está en normalizar la violencia.

Con los comentarios al libro participó la directora general del Consejo para la Convivencia Escolar, Adriana Elizabeth María del Pilar Ozuna Rivero, quien aseguró que se trata de una obra que responde a la falta de información especializada de quienes atienden el tema de la convivencia escolar, su enfoque es estatal y se convertirá en consulta obligada para saber que se está haciendo y cómo se trabaja la violencia escolar en el Estado de México.

El libro incluye los textos «Involucramiento de adolescentes en situaciones de violencia en escuelas secundarias del Estado de México»; «Déficit de conductas prosociales y estrategias de afrontamientos como predictoras de la agresividad en alumnos del nivel medio superior del Valle de Toluca»; «El consumo de violencia a partir de imágenes en jóvenes universitarios desde el género»; «Inclusión de la diversidad en la convivencia escolar»; «Vacíos y oportunidades de la formación inicial docente en materia de convivencia escolar» y «Un acercamiento a la política pública para prevenir la violencia escolar en el Estado de México durante el sexenio 2011-2017».

Los autores son Alejandra Moysén Chimal, Patricia Balcázar Nava, Gloria Margarita Gurrola Peña, Carolina Serrano Barquín, Tania Morales Reynoso, Héctor Serrano Barquín, Alejandro Romo Martínez, Eduardo Pérez Archundia, Robertino Albarrán Acuña, Brenda Mendieta Hernández y José Gabriel Espínola Reyna.