Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Alertan sobre fraudes en empleo temporal en EEUU

Atractivas propuestas de trabajo pueden ser un engaño

Se han ofrecido en universidades públicas

Profesionistas de distintas partes del país han sido víctimas de engaños, abusos y fraudes por parte de reclutadores de programas que contratan mexicanos para empleos en Estados Unidos.

Ofreciendo atractivas ofertas, profesionistas son atraídos por la oportunidad de desarrollarse en otro país en sus áreas de especialización.

Así nos contó Beatriz Magrassi, quien fue víctima de estos abusos y engaño y quien su caso la impulso a fundar la ONG WOMEN LIVING ABROAD para apoyar a mujeres que también han sufrido o sufren de casos similares dotándole de información de sus derechos y vías legales para poder defenderse.

Beatriz había recibido una atractiva oferta de trabajo por parte de una empresa con domicilio en Estados Unidos, tras evaluar esto, decidió aceptarla, dejando su vida en México, vendiendo bienes y haciendo todos los tramites que requiere la Embajada de Estados Unidos en nuestro país.

Para cuando llego a su nueva etapa, la empresa estaba declarada en quiebra desde meses atrás, lo cual ya no podían ofrecerle el trabajo que se le había ofrecido, pero si atada con su empleador por la cual le autorizaron su Visa de trabajo.

No podía renunciar a su empleador, ya que había comenzado una nueva vida en Estados Unidos y necesitaba de esos ingresos para poder mantener a su familia allá además de que en México ya no tenía nada que la esperará.

El tipo de Visa que tenia no le permitía emplearse en alguna otra cosa, pero tampoco se responsabilizaba por los abusos que sufrió en su vida.

Como es sabido, el gobierno de los Estados Unidos es muy estricto a la hora de verificar a quien le otorgará una Visa ya sea de turista, estudiante y de empleo, en el caso del programa de empleo temporal, también es muy minucioso con los requisitos, el cumplir con la experiencia y perfil académico, para poder desempeñar para lo que fue contratada la persona.

Sin embargo, el mismo gobierno se desentiende de las responsabilidades legales de las empresas que solicitan a los trabajadores asimismo tampoco revisan los perfiles para los que están contratando.

Como el tipo de Visa que tenia Beatriz, su empleador le daba todo el control sobre ella, no pudo contratarla para lo que se había autorizado y termino con tareas de secretaria, algo que no era su perfil para una mujer con estudios en Licenciatura y Maestría, además de ser víctima constante de abusos, denigración y amenazas por parte de su empleador norteamericano.

Ante esta situación, Beatriz decidió acudir a los autoridades mexicanas representadas en Estados Unidos, pero su sorpresa fue mayúscula, ya que las autoridades diplomáticas no están capacitadas para atender este tipo de asuntos y hasta cierto punto con desconocimiento de lo que Estados Unidos autoriza en sus visas.

El culpabilizar a la víctima es una constante en los consulados mexicanos, y nuestros connacionales como el caso de Beatriz se refieren a respuestas como “te hubieras fijado” “regrésate a México” “no hay recursos para apoyarte legalmente”.

Después no haber podido contra su empleador y las reglas de migración del gobierno estadounidense además de la falta de apoyo de las autoridades mexicanas, Beatriz pudo regresar a México, pero con la mala nota de no haber cumplido su contrato por el cual fue otorgada la Visa norteamericana.

Para que más mexicanos no vuelvan a sufrir más, decidió fundar Wolia, quien apoya a mujeres víctimas de estos casos de fraude y abusos, pero también a hombres que han sido engañados con estas ofertas.

Expreso preocupación porque Universidades mexicanas han abierto sus puertas a reclutadores estadounidenses que ofrecen trabajar en ranchos y granjas en Estados unidos para ocupar puestos de perfil profesionista y terminan trabajando como recolectores o ayudantes para atender animales, una forma de engañar, contratan con Visa para los trabajos que ocupaban los mexicanos migrantes indocumentados.

Beatriz, ahora de Woila ha tenido acercamiento con su fundación a las autoridades mexicanas en Estados Unidos y con las norteamericanas sobre este tema, sin embargo se sigue encontrando con las mismas barreras, desconocimiento, solo buena voluntad y falta de recursos para atender la problématica.

Asimismo Woila tiene sus puertas abiertas y dispuesta a ayudar a todas las mujeres y hombres que hayan sufrido algún tipo de abuso, engaño o fraude en internet http://wolia.org/ y en Facebook https://www.facebook.com/WOLIAEEUU/