Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Habrá revisión integral del presupuesto para ahorrar: Esquivel

El próximo gobierno llevará a cabo una revisión integral del presupuesto para obtener ahorros que le permitan cumplir con sus programas prioritarios, y si estos ingresos no son suficientes, asumirá el costo político de recortar programas, adelantó el propuesto subsecretario de Egresos, Gerardo Esquivel.

Al participar en el evento de Moody’s “Cumbre México 2018: Perspectivas crediticias durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador”, ratificó que el próximo gobierno no incurrirá en endeudamiento y en sus primeros tres años no aumentará los impuestos existentes, ni creará nuevos.

Señaló que la administración entrante impulsará sus programas prioritarios con el monto actual del presupuesto de egresos, de 5.3 billones de pesos, al cual se le hará un rediseño para reorientar recursos, los que solo podrían aumentar mediante una mayor eficiencia recaudatoria.

Destacó que el siguiente gobierno federal destinará 1.0 por ciento del PIB adicional en recursos a la inversión en infraestructura, actualmente en 2.7 por ciento, y llevará a cabo un cambio en la concepción de la política social, por lo cual ya se terminó la revisión de los 150 programas sociales existentes.

“Muchos de los cuales no están funcionando, serán eliminados, recortados, habrá fusiones y de ahí saldrá parte de los recursos que ahorraremos para programas sociales que en concepción del siguiente gobierno son necesarios”.

Lo que se necesita, argumentó, es un proceso de austeridad y de revisión completa del presupuesto, a fin de generar ahorros suficientes para destinar recursos a los programas que el siguiente gobierno considera prioritarios, además de proponer un nuevo superávit primario en 2019.

Como en los primeros tres años de la próxima administración no se aumentarán impuestos ni se crearán nuevos, se llevará a cabo un rediseño del presupuesto a fin de reducir el gasto en algunos rubros y aumentarlo en otros, como parte de un esquema de austeridad.

Así, dijo, habrá reducciones en prestaciones a la alta burocracia, en publicidad, de estructura burocrática, ajustes en todo el gobierno, reducción de gasto superfluo, centralización de compras de gobiernos de productos estandarizados, eliminación de programas sociales, y los programas presupuestarios no sociales que incumplan sus objetivos serán reducidos, fusionados o achicados.

El futuro subsecretario de Egresos detalló que las dos fuentes de ahorro que considera el próximo gobierno son a través de reorientar recursos o eliminar partidas y proyectos, y otros por acciones como la centralización de las compras de gobierno, por la cual se estima obtener entre 100 mil y 150 mil millones de pesos.

No obstante, precisó, este programa está sujeto a alguna contingencia y existe el riesgo de que no se materialicen los recursos esperados, ante lo cual “achicaríamos los objetivos de algunos programas”, como el de “Jóvenes construyendo el futuro”, que plantea su reincorporación a la actividad educativo o productiva.

Mencionó que este programa está presupuestado en alrededor de 108 mil millones de pesos para 2.6 millones de jóvenes, pero “si no consiguiéramos los ahorros, por ejemplo, de las compras de gobierno en la magnitud que pensamos, podríamos ajustar el tamaño de ese proyecto (el de jóvenes), por ejemplo”.

Esquivel refirió que si el gobierno que entrará a partir del próximo 1 de diciembre no obtiene los ingresos suficientes para llevar a cabo sus proyectos prioritarios a través de ahorros en el presupuesto, se harán ajustes por la vía del gasto.

Adelantó que habrá una recomposición de la banca de desarrollo, de la cual pronto se anunciarán los ajustes respectivos, con el objetivo de que cumplan su papel de contribuir al desarrollo del país.

“Implica una reorganización de toda la banca de desarrollo; no implica necesariamente mayores recursos. Implica una forma distinta de participar, hacerlo mucho más eficiente, con el objetivo de que cumpla lo que estuvo planteado en la reforma financiera: hacer que la banca de desarrollo contribuya realmente al desarrollo del país”.

Por otra parte, consideró, para que la reforma energética tenga éxito, debe fortalecerse a Petróleos Mexicanos (Pemex), para lo cual tiene que mejorarse su administración y ser más competitiva.

Para ello, añadió, se propondrá una reforma al interior de la empresa petrolera para que  logre reformarse administrativamente, y además se le dará apoyo para que puede asociarse mejor y tener la capacidad de competir con otras empresas en mejores condiciones.