Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Imagogenia

Imagogenia

Presupuesto

El Presupuesto 2019 de la actual administración federal ya ha sido dado a conocer y las críticas no se han hecho esperar, ya vimos a los fans –o ex fans- del actual presidente Andrés Manuel López Obrador, Diego Luna y Gael García protestar porque la agenda en pro del medio ambiente no tiene prioridad y sumarse a la protesta de varios actores por el recorte de recursos al sector cultura; sin olvidar las muchas quejas que se vinieron en redes sociales por el recorte a las universidades, lo triste es que pocos se levantaron para reclamar por el sector agricultura que también se ha visto afectado en este presupuesto.

Además las críticas no se hicieron esperar por el aumento a Pémex, el ejército, trabajo y programas sociales rubros que necesita empoderar el tabasqueño para cumplir con sus promesas de campaña. Vamos, pocos están conformes con dicho presupuesto. Sin embargo, uno de los conceptos que más polémica ha creado es el referente a la publicidad pues los montos que se presentan en el mismo de primera instancia dan a entender que la actual administración gastaría más que la administración encabezada por Enrique Peña Nieto.

Mas de fondo el tema es ciertamente complejo. Veámoslo de la siguiente manera el gobierno de EPN solicitó para el 2018 más de 2 mil 300 millones de pesos de gasto para publicidad oficial, mientras que el gobierno actual de AMLO pidió más de 3 mil 500 millones de pesos, a primera vista parecería que dicho monto representa un aumento importante en el gasto destinado a publicidad oficial. Pero, estimado lector no se vaya con la finta, el problema de la administración de EPN respecto del presupuesto para publicidad fueron los gastos extra que hicieron que dicho presupuesto se excediera en muchos miles de millones de pesos –tema que se ha dado desde administraciones anteriores a la de EPN, vamos no es una práctica nueva-, por lo que sería sorprendente si AMLO realmente se apega a dicho presupuesto y no incurre en excesos, ya que estaríamos frente a una nueva estrategia para el posicionamiento de la imagen de México y su titular, que en este caso es el Presidente.

Ahora, aquí surge un tema muy importante independientemente si AMLO respeta o no esta cantidad, ¿qué pasará con las oficinas de comunicación de la administración federal y con los medios de comunicación comerciales? Todo parece indicar que el gobierno entrante buscará reestructurar el gasto de dichas oficinas y por otra parte tomar el control de los medios de comunicación públicos –práctica común en los gobiernos socialistas- lo que además se traduce en el corto y largo plazo en un fuerte recorte al ingreso que tendrían los medios de comunicación comerciales no sólo en términos monetarios sino de su producto más importante “la información”.

 

Twitter: @Mar_Naa