Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

El bird box challenge del gobierno federal

El bird box challenge del gobierno federal

Miguel Ángel Sosa

Twitter: @Mik3_Sosa

Nadie en su sano juicio podría estar en contra del combate a los huachicoleros, salvo los propios ordeñaductos y las múltiples franquicias ilegales que estos delincuentes tienen  esparcidas por todo el país. El pueblo quiere que se acabe la corrupción, pero también desea que esto se cumpla llevando a los culpables tras las rejas.

Por ello el gobierno federal no puede dar palos de ciego y fingir que aplica la ley a raja tabla sin dar con los culpables identificados puntualmente con nombre y apellido. Si la red de robo de combustible es tan amplia, igual de grandes deberán ser las detenciones de los delincuentes de cuello blanco, rojo o azul.

El desabasto de gasolinas ha generado molestias, pero sin duda algunas de éstas serán mayores si continúa la impunidad que durante muchos años ha protegido a altos funcionarios de PEMEX involucrados en la ordeña. Es una oportunidad de oro la que tiene López Obrador para ser coherente con aquel sonado dicho de campaña que reza: “al margen de la ley nada, por encima de la ley nadie”.

Las prebendas del sindicato petrolero tienen sus días contados. Desde el silencio cómplice apenas se escuchan susurros del gremio en apoyo a las acciones gubernamentales contra el robo de combustible. Romero Deschamps está cada vez más cerca de convertirse en la Elba Esther Gordillo del gobierno obradorista.

Mal momento para el eterno líder sindical de Petróleos Mexicanos. Ya sin fuero, tendrá que enfrentar a un gobierno ávido de resultados y a un presidente que, por decir lo menos, necesita demostraciones de poder que legitimen sus promesas de acabar con los privilegios de pocos y la esfera de corrupción que afecta a muchos.

Si el precio que hay que pagar por acabar con este problema es el desabasto temporal de gasolina, le saldrá barato al pueblo mexicano. Durante decenas de años, el robo descarado de combustible ha provocado un agujero en las finanzas públicas por el que se escaparon educación, salud e infraestructura posible para la gente.

Son urgentes las detenciones y presentación de los culpables. Ante un desfalco de miles de millones de dólares, tiene que haber consecuencias. Vendrá entonces la eterna lista de involucrados: ahí estarán no sólo funcionarios y exfuncionarios de la paraestatal, también empresarios, políticos multicolores. ¿Será? Pues que así sea.

A no pocos gobernadores se les ha visto nerviosos. Padecen los estragos de la mea culpa o las posibles dudas de contar con algún príncipe huachicolero entre su gabinete. Principalmente Puebla, Veracruz y Guanajuato están en la mira de las autoridades federales. Son los estados en donde este delito creció exponencialmente por acción de los delincuentes u omisión de quienes debieron detenerlos a tiempo.

El Sistema de Administración Tributaria también tendrá muchas cosas que explicar, empezando por las múltiples y famosas auditorías a las estaciones de servicio que a leguas mostraban que había gato encerrado. Eso sin hablar de quién o quiénes otorgaron permisos a gasolineras que vendían mucho pero no compraban nada a PEMEX.

ENTRE TELONES. Siguen las molestias por la austeridad obligatoria con la que MORENA sentenció a los entes públicos con el cinturón de castidad llamado PEF2019. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó en el seno de su consejo promover una controversia constitucional al considerar que con las reducciones se vulnera la función regulatoria de este organismo. Puede ser ésta la primer ficha de dominó que haga caer a las demás.