Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Hija de Rosario Ibarra confía que gobierno esclarecerá caso de desaparecidos

Rosario Piedra Ibarra, hija de la activista y luchadora social Rosario Ibarra de Piedra, confió en que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, habrá de esclarecer todos los casos de personas desaparecidas en el país. Al recibir la Medalla al Mérito Cívico “Eduardo Neri, Legisladores de 1913”, a nombre de su madre, María del Rosario Ibarra de la Garza, afirmó que confían en que el nuevo gobierno hará lo correcto para esclarecer los casos y hacer justicia, “pero no para nosotros los familiares, sino a nuestros desaparecidos”. En este marco, Piedra Ibarra mencionó que han planteado a la nueva administración federal la creación de una Comisión de la Verdad para todos los casos documentados y denunciados por el Comité ¡Eureka!, fundado por su madre e integrado por madres y familiares de personas desaparecidas. “Nosotras no buscamos muertos. Nuestra presunción siempre ha sido por su vida. Por eso nuestra consigna: vivos los llevaron, vivos los queremos”, expresó ante los diputados federales quienes, de pie, reconocieron con aplausos la labor de Rosario Ibarra de Piedra. Dijo que las enfermedades que afectan a su madre le impidieron acudir este día a recibir la medalla, por lo que ella y sus compañeros del Comité Erueka fueron a recibir “el inmerecido reconocimiento para una mujer que solo ha cumplido el oficio de ser madre”. Narró que su madre y lleva 43 años por el camino sinuoso, oscuro y terrible de la desaparición forzada de su hijo Jesús, quien “fue detenido con toda la fuerza y el poder que puede tener un gobierno criminal, represor y corrupto, como el que este país tuvo a lo largo de todos estos años”. “Supimos que al igual que muchos otros mexicanos, jóvenes en su mayoría, fue conducido a la principal cárcel clandestina de México, llamada Campo Militar Número 1”, acusó. Abundó que desde entonces toda aula, toda calle, todo foro y todo lugar, donde junto a sus compañeras, pensaban que pudieran encontrar a quien escuchara su denuncia, se convertía en la tribuna “en donde llamábamos a luchar por la vida y la libertad de nuestros hijos y familiares”. “Nosotras no buscamos muertos, nuestra presunción siempre ha sido por su vida. Por eso nuestra consigna: Vivos los llevaron, vivos los queremos”, expresó.