Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Ordenador Político.

ORDENADOR POLÍTICO

*En tiempo y forma los poderes presentaron Plan Estatal de Desarrollo
*En cuya elaboración participaron sectores e instituciones sociales
*Y que entraña un diagnóstico preciso del estado general de la entidad
*Del cual deben participar las grandes mayorías de la sociedad mexiquense

Luis Alberto Rodríguez

Nadie podrá reprochar al gobierno estatal, a sus tres poderes, el haber entregado ayer, en tiempo y forma legales, el esperado Plan Estatal de Desarrollo 2011-2017 que a nombre de los mismos tres poderes y de la sociedad mexiquense, como se entiende, el gobernador ERUVIEL ÁVILA VILLEGAS explicó en términos de que “Lo plasmado en este documento es incluyente, no constituye una propuesta exclusiva de una fuerza o de un interés político; en todo caso, es la fuerza de la sociedad mexiquense, sus anhelos, sus aspiraciones

Todos realmente esperamos que así sea, porque sin un adecuado instrumento de planeación, cualquier administración y más aún la administración pública, encomendada a los gobernantes, no solamente iría a la deriva, sino a expensas de los aciertos o errores de quienes aplican los recursos y las políticas públicas.

Tranquiliza un poco la noticia de que en la configuración de ese documento fundamental fueron efectivamente tomadas en cuenta  las opiniones y propuestas de los diversos sectores y expresiones de la sociedad mexiquense, en especial las instituciones de educación superior e inclusive expertos extranjeros que participaron, junto con las restantes más de 6 mil 600 propuestas institucionales, además de recibirse más de 2 mil 900 ponencias a través del portal electrónico del Ejecutivo estatal,  que se incorporaron a los cinco foros especiales que para la formulación del Plan fueron organizados al finalizar el año anterior. Tranquiliza.

Y si bien, como lo aseguró el gobernador, ese documento, necesariamente complejo para una entidad con la dinámica del Estado de México, con una población de más de quince millones de habitantes, la mitad de ellos con edades de 26 años o menos y donde como resaltó también  ÁVILA VILLEGAS, se incorporan  230 mil personas cada año con su cauda de expectativas y necesidades, de grandes retos, como precisó, es de suponerse que el Plan, en sí mismo, debe constituir un diagnóstico muy amplio y preciso de las condiciones de nuestra sociedad y sus proyecciones a futuro.

Tal diagnóstico, como agregó el titular del Ejecutivo estatal, dimensiona dónde se tienen que priorizar y focalizar esfuerzos y recursos para dar respuesta a esas necesidades de la creciente población que siempre  requiere de una dotación eficiente de servicios y como dijo, muestra de ello es que el Estado de México es el primer lugar nacional en agua suministrada y en agua residual generada a nivel nacional, por ejemplo.

Aseguró el gobernador que ese documento contiene las directrices para evaluación, con mecanismos que permitan dar seguimiento puntual al plan de desarrollo, así como registrar el impacto social y el bienestar que las acciones de gobierno generan en bien de los mexiquenses, pues, se dijo, él es el más interesado en transparentar el desarrollo, el seguimiento, el avance y los logros de ese fundamental instrumento de planeación.

Ya previamente, el secretario técnico del gabinete estatal, ISIDRO MUÑOZ RIVERA, había advertido que el Plan es una nueva visión de gobierno, que tiene como propósito central, lograr un mejor nivel de vida y mayor igualdad de oportunidades para los mexiquenses; un ejercicio democrático que contó con la participación de académicos, sociedad, los poderes públicos y los ayuntamientos, además de que en el gobierno estatal “hay claridad en el rumbo y voluntad para concretar anhelos colectivos”. Qué bueno.

Más para la compleja sociedad mexiquense no basta con saber que sus administradores públicos cuentan con los diagnósticos y la información necesarias para poder desempeñar adecuadamente sus funciones y una vez que ya ha sido elaborado el Plan de Desarrollo, cabe esperarse que asimismo den cuenta del estado real de nuestra sociedad, de efectivamente diagnosticar las circunstancias en que se encuentran las grandes mayorías de mexiquenses que solamente se desarrollan al impulso, muchas veces ciego, de sus ingentes necesidades.

Lo digo porque desde hace ya muchos sexenios, cada régimen ha elaborado, por supuesto en acatamiento de la ley, su respectivo Plan de Desarrollo, pero al término de las gestiones nunca se sabe si en realidad acataron los gobernantes sus directrices y si efectivamente lograron los avances que cabía esperar de sus gestiones, por lo que para el pueblo no representan esos documentos, a la postre, sino fórmulas un tanto distantes de lo que pudiera ser una visión realista de la realidad social y económica de nuestra dinámica entidad.

Seguramente con razón, BARUCH DELGADO CARBAJAL, presidente del Tribunal Superior de Justica estatal, opinó que el Plan es un instrumento que permitirá mantener a la entidad como una de las mejores en el contexto nacional y que acredita la convicción ética de un gobierno democrático, al convocar para su conformación a diversos foros de consulta, y que la ubica “en la cresta de la ola que llevará a nuevos derroteros la impartición de justicia, difusión, promoción y defensa de los derechos humanos”.

Por su importancia, la presentación del Plan de Desarrollo del Estado de México2011-2017 reunió a los representantes de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, pues es evidente que esta acción de gobierno requiere del trabajo conjunto para capitalizar los resultados a favor de los mexiquenses; de esta forma, en su intervención, el titular de la Junta de Coordinación Política de la LVII Legislatura local, BERNARDO OLVERA ENCISO estableció que dicho documento propone una estrategia de crecimiento que, desafiará inercias, privilegiando la justicia social, al tiempo que instó a llevar a la práctica el contenido del Plan.

Pero la sociedad también tiene derecho a participar, permanentemente, no sólo en los momentos de su elaboración, sino más aún en su seguimiento y evaluación de resultados. Opino.