Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Ordenar Político.

ORDENADOR POLÍTICO .

*Piden revisión de caso de cadetes de policía condenados
*Por dos homicidios cometidos por comandante a cargo
*De la patrulla en la que eran capacitados sin uso de armas
*Y a pesar de ello fueron condenados a 233 años de prisión
*Por lo que sus defensores exigen revisión de las pruebas

Luis Alberto Rodríguez

En un proceso lleno de inconsistencia y viciado, los cadetes en seguridad pública LIDIA ANGÉLICA VALENCIA ÁNGELS,  HÉCTOR PORFIRIO MANUEL CHÁVEZ y  MIGUEL ANGEL LIRA CHÁVEZ, como parte de su capacitación, fueron enviados a patrullar las calles del municipio de Atizapán al mando del comandante de la policía municipal  JUAN JOSÉ VERTTI HERNÁNDEZ, según relató en conferencia de prensa la licenciada LETICIA FERNÁNDEZ GONZÁLEZ fundadora de la Asociación por la integridad de la Mujer y MARIA DE LOURDES  GONZÁLEZ PÉREZ, quien ha llevado parte de la defensa de estos aspirantes a policías y a quien como tales no se les proporciona ninguna arma hasta que terminan su capacitación.

Relató que el 27 de julio de 2009, en la esquina de las avenidas Oceano Pacífico y Mar de Java y Mar de banda, de la colonia lomas Lindas del municipio de Atizapán de Zaragoza se encontraba un grupo de jóvenes que forcejeaban al grado de que uno de ellos pidió auxilio a la patrulla de la policía municipal cuyo comandante al interrogarlos fue insultado y al reclamarles, mediante silbidos los jóvenes llamaron a otros más quienes en cerca de una veintena agredieron con piedras y ladrillos a la patrulla y sus ocupantes hasta que dicho comandante hizo disparos al aire y en contra de los agresores, de los cuales resultó privado de la vida el joven JOSÉ FRANCISCO ZARRAGA HERNÁNDEZ y otro entonces desconocido así como heridos BLANCA SIERRA REYES, JUAN MANUEL ZARRAGA MARTÍNEZ y la menor KARLA “N”.

Desde ese momento los cadetes fueron recluídos en el penal de Barrientos donde hasta la fecha permanecen y en el proceso fueron condenados cada uno a 233 años de prisión por el delito de homicidio calificado por haberse cometido con ventaja, por lo cual también fue sentenciado el comandante JUAN JOSÉ VERTTI HERNÁNDEZ.

Según la defensa de los cadetes, hasta el momento no hay elementos que acrediten que alguno de ellos hizo los disparos que provocaron la muerte de esas personas ni las heridas de las otras tres y a pesar de ello, han sido sentenciados a penas similares a las del comandante al que efectivamente le fueron probados los hechos, por lo que se ha solicitado reiteradamente una revisión y reconsideración de las elevadas sentencias.

En la causa 209/2009 los jueces pasan por alto la inspección de los hechos que realizó la propia Procuraduría General de Justicia del Estado que señala que tales hechos se dieron fuera del domicilio donde fuera arrastrado por un grupo de personas y posteriormente encontrado envuelto en cobijas el cadáver de JUAN FRANCISCO ZARRAGA HERNÁNDEZ  y de otro entonces desconocido.

A pesar de ello, la juez que condena a los cadetes da por hecho que los hechos ocurrieron dentro del domicilio de los que perdieron la vida, además de las declaraciones de dos de los testigos presenciales y que también resultaron heridos, de nombres KARLA SANTOS HIPÓLITO y JUAN MARTÍN ZÁRRAGA DUARTE, y que coinciden con las versiones de los cadetes y del propio policía a cargo.

Finalmente lo que pretenden los defensores de los cadetes es que el Tribunal Superior de Justicia que preside  el magistrado BARUSH DELGADO CARBAJAL, revise el expediente y se percate de cuáles fueron las inconsistencias que llevaron a tan elevadas sentencias y constate la realidad de los hechos, porque aseguran que la juez omite darle valor al certificado médico de lesiones del propio policía a cargo JUAN JOSÉ VERTTI HERNÁNDEZ que aseguran sería motivo suficiente para repeler una agresión multitudinaria como la que se presentó.

Tampoco se toman en cuenta las pruebas de Harris que se les aplicaron a los cadetes con radizonato de sodio y que resultaron negativas, con lo que se prueba que no realizaron los disparos.

También existen pruebas de que no les fueron entregados armamentos para el ejercicio de capacitación que realizaban a bordo de la patrulla a cargo del referido comandante que resultó sentenciado por la muerte de esas personas y quien reconoce haber disparado el arma en defensa propia y de los cadetes que asimismo fueran agredidos.

Lo que consideran las abogados de los cadetes es que el Tribunal Superior de justicia y los jueces han desestimado una serie de pruebas con el fin de crear culpables en ese caso y con lo cual han incurrido en responsabilidades por un posible fraude procesal, como parece indicarlo el hecho de que a una semana de que se concluyera la instrucción, la Judicatura dsignó a otro juez quien fue la que dictó tan elevadas condenas.

En fin, me parece que el caso merecería ser revisado y para ello no debiera haber sido necesario que los defensores y las familias de los cadetes inculpados debieran recurrir a los medios de cmunicación para ventilarlo, pero ya sabemos que nuestro sistema de impartición de justicia adolece de esos y otros muchos vicios e inconsistencias que mejor sería cotrarrestar. Pero…

Pero hay que recordar que el mismo magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, BARUCH DELGADO CARBAJAL, es al mismo tiempo presidente de la Judicatura, es decir, quien debe sancionar la conducta de los jueces, también es el responsable de designarlos y cambiarlos según convenga a sus intereses. No se vale, pero…