Widgetized Section

Go to Admin » Appearance » Widgets » and move Gabfire Widget: Social into that MastheadOverlay zone

Cultura y tradiciones desbordan en la plancha del Zócalo previo al Grito

México, 15 Sep .- Tradición y cultura envuelven esta tarde la Plaza de la Constitución del Centro Histórico, en donde se celebra el orgullo de ser mexicano en el “Festival de las culturas vivas de México”.

En la plancha del Zócalo, los asistentes disfrutan de la participación de diversas agrupaciones de Sonora, Sinaloa, Tamaulipas, Guerrero, Querétaro, Hidalgo, Veracruz y Zacatecas, por mencionar algunas de los 32 estados, que ataviados con trajes folclóricos se mueven al ritmo de danzas tradicionales de sus regiones, que van desde el zapateado huasteco hasta la jarana yucateca.

Los niños son los más entusiasmados y aprovechan la ocasión para pedirle a sus papás que les compren una banderita, una matraca, una trompeta o un sombrero, productos que ofertan los vendedores que se encuentran en el lugar.

Los juguetes mexicanos no podían faltar en esta celebración, por lo que se pueden encontrar aviones, que venden los globeros, así como tarántulas y perritos de peluche y yeso, los cuales, adaptados con patas de alambre y resorte, emulan un movimiento peculiar, como si estuvieran vivos, mientras el niño los jala de un cordelito como si fueran sus mascotas.

Aunque de momento no se aprecia mucha gente vestida con ropa tradicional mexicana, hay quienes han aprovechado esta celebración para usar un traje de china poblana, revolucionario, o norteño, aunque la mayoría prefiere el típico sombrero de paja.

Otros hacen su mejor esfuerzo y han optado por usar “ropa tradicional”, aunque adaptada a su edad.

En algunas partes, como la Línea 2 del Metro, se puede observar a jóvenes millennials vestidos con pantalón de mezclilla, camisas o blusas blancas, fajas tricolores y enaguas, pero con tenis, en lugar de botas o huaraches.

En otros casos, los jóvenes prefieren vestirse como acostumbran, aunque con un pequeño toque patrio, como una franja tricolor en la mejilla, unas pestañas tricolores o un bigote peludo.

“Ya al rato, cuando avance la fiesta, igual y me animo a ponerme un sombrero”, comenta Arturo, quien acompañado por otros 10 jóvenes caminan por Pino Suárez para llegar a la fiesta del Zócalo.

En lo que respecta a los comercios del Centro Histórico, solo permanecen abiertos los que venden comida, aunque de momento con poca asistencia, ya que muchos prefieren comer alguno de los antojos que se ofrecen en las vías principales rumbo al primer cuadro de la capital.